¿Sufres ansiedad cuando piensas en la feria de juegos más grande de Europa?
¿Siempre encuentras una excusa para posponer el momento de tu primera vez?
¿Has pagado más de una novatada en la feria y querrías optimizar tu desempeño como buen eurogamer?

Si has respondido al menos un “SÍ”… ¡este listado de consejos de viaje está hecho para ti!

1. Esta feria no es como esperas. Lo más importante: no esperes un programa de actos y festejos. Ve entrenando tu actitud: Essen Spiel no se parece a las jornadas españolas Tierra de Nadie o al Festival Internacional de Juegos de Córdoba, pero tampoco a las míticas jornadas estadounidenses Gen Con. En Essen te vas a encontrar una feria comercial donde habrá —literalmente— mil stands… pero ninguna actividad programada. ¡Ni siquiera esperes que te den un programa de actividades en la entrada! Búscate la vida. Peregrina por los stands y prueba juegos, especialmente las novedades o rarezas que se presenten y te hagan ilusión. Planea de antemano las demostraciones que quieres disfrutar o terminarás invirtiendo media tarde en probar minijuegos tradicionales vietnamitas y después lamentarás haberte perdido la exclusiva demo de tu juego soñado a cargo del célebre DISEÑADOR X.

Diseñador X, el tipo que sacó el juegazo aquel el año pasado

2. La feria es ENORME y desproporcionada. La afluencia de gente roza la dramática cifra de los doscientos mil visitantes y la masa humana se incrementa notablemente al llegar el viernes por la tarde, ya que la mayor parte del público sigue siendo alemán. Si eres agorafóbico o sufres de ansiedad Essen Spiel es el segundo peor escenario que podemos imaginar para ti… El peor sería Essen Spiel en caso de emergencia. Haznos caso: sé organizado, descarga la lista de expositores y hazte un plan racional y asumible para cada día o te perderás muchas cosas interesantes. Recuerda que se presentan más de MIL juegos en MIL stands distintos… ¡y esto no es una forma de hablar! Planificar un poco tu viaje antes de salir de casa te hará disfrutar de la inolvidable experiencia Essen Spiel mucho más.

3. Por mucho que te pueda la coquetería: no lleves tacones o estrenes zapatos en Essen Spiel. Vas a dar más vueltas que los autómatas de Ricochet Robots en la nave de Amazon. Ahórrate sufrimientos… Lleva tu calzado más cómodo o volverás a tu alojamiento caminando como Chiquito de la Calzada después de hacerse descalzo el Camino de Santiago.

La feria es casi tan grande como Tom Vasel

4. Lleva dinero en efectivo ya que no todos los expositores aceptan tarjeta de crédito o débito. Por otra parte, si necesitas factura de alguna de tus compras es posible que te el vendedor quiera evitar dártela y se ampare en las prisas y el volumen de visitantes para eludir su responsabilidad legal. Los alemanes no son necesariamente como los pintan y también pueden ser impuntuales, desorganizados y amigos de la picaresca. ¡Como en cualquier sitio del mundo!

5. Los puntos de venta de bebida son escasos en Essen Spiel y las colas para conseguirla pueden ser largas, al igual que las de la comida o los baños. Si quieres ganar tiempo lleva el agua que necesites en tu bolso o mochila y, si necesitas ahorrar dinero o tienes algún tipo de intolerancia alimentaria, te sugerimos que lleves tu propio almuerzo para consumirlo en la galería central sin necesidad de salir del Messe Essen. La comida es cara y de mala calidad dentro la feria. Si no eres alérgico a los kebabs del montón, las bratwurst de batalla, las colas lentas o la comida rápida en general… ¡adelante, valiente!

Alternativa al kebab plasticoso

6. Antes de planificar tu viaje y alquilar un coche recuerda que tus entradas a la feria incluyen metro y tren gratis en las zonas VRR y EVAG (la red terrestre Verkehrsverbund Rhein-Ruhr y el Essener Verkehrsgesellschaft). Recuerda que tendrás que validar tus entradas en la estación de metro o tren donde comiences tu viaje. Una vez que lo hagas podrás viajar como un príncipe gitano con el sol en los zapatos y el corazón hecho rumbita. Alemania es tuya, friki. Alegría.

Metro y tren son gratis

7. Essen es una ciudad poco interesante desde el punto de vista turístico y, conforme se van acercando las fechas de la Spiel, el alojamiento cerca de la feria es lejano, muy caro, de poca calidad o todo a la vez si eres de los que pretenden reservar unas pocas semanas antes. Dado que tienes acceso libre a trenes y metros, quizá te convenga contemplar alojarte en ciudades cercanas. Por ejemplo, Düsseldorf es una ciudad moderna y llena de posibilidades a poco más de media hora desde Essen. Si alquilas un coche allí puedes aprovechar para ahorrar mucho dinero alojándote en alguna localidad cercana. ¡Aprovecha para hacer turismo por Alemania por cortesía de la organización!

Si usas la carta de Essen en Essen vuelves a casa gastando una sola acción

8. Aparte de la vibrante emoción de esperar con miles de personas en la puerta, un valor añadido adicional para entrar en la feria muy pronto es echarle el guante a una taquilla para dejar tus pertenencias o compras de menor volumen. Es muy difícil lograrlo pero intentarlo merece la pena. Recuerda que la feria está climatizada y es MUY buena idea dejar tu abrigo u otras prendas voluminosas en el guardarropa, un servicio a precio razonable para la comodidad que representa. A primera hora del día y si eres amable con los empleados que trabajan allí es muy posible que puedas dejar también tus compras y pasear cómodamente hasta que decidas enviártelas por correo o llevártelas al alojamiento.

Puedes enviarte de vuelta a España a ti misma en la estafeta de Essen Spiel

9. Por muchos juegos que vayas a comprar facturar maleta o, peor, hacer el viaje desde España en un coche o furgoneta no es recomendable. DENTRO de la propia feria hay una improvisada pero funcional estafeta de correos donde podrás facturar los envíos a tu propio domicilio, librarte de bultos y pasear por la inmensidad de la feria tranquilamente sin ir parecerte a Paco Martínez Soria en ‘La ciudad no es para mí’. 1€ por kilo o poco más es la tarifa habitual. Tú habrás vuelto a casa con el equipaje de mano y las manos en los bolsillos. Tus juegos llegarán probablemente en torno al miércoles o el jueves de la semana siguiente, a tiempo de disfrutarlos con tu grupo de juego ese mismo fin de semana. Si eres muy desconfiado o envías algo particularmente valiosos puedes contratar un seguro que garantice la llegada de la mercancía.

Arrea la que llevo aquí prepará, míster polizei

10. ¿Eres periodista o tienes un blog? Recuerda que como profesional puedes acreditarte en la página web para visitar la feria el miércoles con el resto de medios de comunicación, entrar gratis a los pabellones y aparcar tu vehículo en el parking subterráneo, lo cual es un lujo maravilloso. La dirección web es http://www.spiel-messe.com/en/ y has de tener en cuenta que la organización es muy tradicional en la asignación de las acreditaciones (léase: da igual si tienes medio millón de seguidores en Instagram y todos te aman, tienes que formar parte de un medio de comunicación reconocible u ortodoxo).

Scott Alden, capo supremo de BGG

11. Nada más entrar por uno de los accesos principales verás el gran recinto cerrado de la editorial Heidelberger Spieleverlag —fusionada con Asmodée desde 2017— señalizado por el cartel de un oso que lanza un dado al aire vestido de marinero. En ese stand se saldan juegos a precios escandalosos y aguantar la larga cola para entrar puede merecerte la pena si eres de esas personas obsesionadas con la ganga o, peor aún, con la reventa lucrativa. En ese último caso cabe la posibilidad de que hagas tu agosto español en el octubre alemán. Otro aspecto que debes tener en cuenta si eres amigo de los descuentos es que la mayor parte de los expositores internacionales NO quieren afrontar la costosa operación de llevarse la mercancía de vuelta a sus respectivos países. Eso propicia que, especialmente llegando el domingo, algunos precios vayan en descenso conforme a la engorrosa perspectiva de no vender todas las unidades transportadas a Essen. ¡Tenlo en cuenta, pesetero!

12. ¿Eres una víctima del hype y sufres de taquicardia galopante por conseguir una copia del juego más de moda en los mentideros de internet? ¡Corre al stand del expositor lo antes posible! Muchos juegos publicitadísimos se agotan el mismo jueves de feria, en algunos casos antes de que se hayan terminado las colas de entrada. Si ardes por comprar una novedad en Essen es posible que te toque luchar por ella casi a codazos, como en las rebajas de El Corte Inglés.

13. En Essen Spiel hay muchos autores y tendrás la oportunidad de conocerlos, hacerte una foto, conseguir una preciada firma para fardar con tus drugos o incluso charlar con figuras de la talla de Uwe Rosenberg o Tom Vasel. Es importante que consigas los horarios de firmas en los stands y seas puntual, ya que algunas celebridades lúdicas se marchan cuando ya han terminado de firmar al último friki y no esperan a que termine la franja asignada, los muy sinvergüenzas. Nos resultaría muy fácil mencionar aquí al malqueda de Eric M. Lang pero somos de natural discretos y no haremos sangre sobre el tema. Ninguna sangre, nada.

Wisitantes con Uwe

14. Durante esos días la propia ciudad de Essen es un hervidero de actividades paralelas relacionadas con la feria. En la aplicación gratuita Meetup encontrarás veladas lúdicas organizadas en los halls de los hoteles y fiestas temáticas en los locales de copas, así como grupos de juego privados con los que podrás compartir tus experiencias y disfrutar de partidas de las más rabiosas novedades, quizá incluso con algún autor. ¡Socializa!

Los de Chaosium suelen montar fiestazo primigenio

15. Por último, te recomendamos reconsiderar tu asistencia a Essen Spiel si no sabes inglés o alemán o viajas con algún acompañante que se defienda en alguno de esos idiomas. A menos que domines la lengua de Nina Hagen y Schopenhauer, los alemanes tenderán a hablarte en inglés… si es que ellos mismos lo saben. Nunca está de más aprender algunas palabras de cortesía en alemán como las consabidas “Danke” o “Guten Morgen”, o esa expresión tan importante cuando empujes, pises o te lleves por delante a alguien en la zona de HABA: “¡Entschuldigung!”.

Kartoffeln bringe ich mit

Y para terminar y como dicen los alemanes, sólo queda citar la famosa frase: “Alles hat ein Ende nur die Wurst hat zwei”. Es una brillante perla de sabiduría germana que sirve para despedirnos —con un poco de suerte— hasta la próxima feria de Essen. Bis bald!

Miguel Ángel Talha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Go top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies