El rol en el cine: de Tom Hanks a Jordi Mollà

Los juegos de rol siempre han tenido un halo de prejuicio social, un estigma de amarillismo con ingredientes suficientes para alimentar las historias más sórdidas e impostadas de la crónica negra a uno y otro lado del Atlántico, y que han servido como base a algunas películas como poco irregulares, la mayoría de ellas sencillamente nefastas.

La primera vez que vi un film con cierta relación con el mundo del rol iba en esa línea. No recuerdo el título, pero sí vagamente el argumento: dos adolescentes aficionados a los juegos de dados y fantasía (típico) deciden, a lo Extraños en un tren, que uno eliminaría al padrastro del otro, y el otro, a la madre del primero. Y como si de un Cluedo se tratase, las cartas del juego determinarían el lugar y el momento del día en el que se cometerían los crímenes, como si el azar de los naipes fuese la mejor baza para no ser nunca descubiertos.

En las últimas décadas podemos encontrar ejemplos de lo más dispares: desde Mazes and Monsters, una olvidada producción de serie B del año 1982 en la que un bisoño Tom Hanks tenía que bregar con leyendas oscuras y peonzas mágicas; hasta la relativamente reciente Zero Charisma, de 2013, una comedia inédita en España con arquetípico protagonista (nerd treintañero con la cabeza más puesta en el juego que en la vida real). Por otro lado, he leído buenas referencias acerca de The Gamers, un mediometraje producido en 2002 y que no solo cosecha buenas críticas entre roleros y fans, sino que tiene una estimable valoración de 7,7 puntos en IMDB.com. Aunque nunca ha sido distribuida en nuestro país (por lo que no existe versión doblada al castellano), la cinta está disponible en YouTube en V.O.S.E.

Aquí, en España, seguramente se nos vengan rápidamente a la cabeza dos títulos, ambos cosecha del 99. En El corazón del guerrero, la ópera prima del hoy reputado Daniel Monzón, un chaval obsesionado con el rol, la espada y la brujería empieza a ver claros indicios de una especie de conspiración del mal y que sólo él, reencarnación del mítico guerrero Beldar, podrá detenerlo; un ejemplo, como tantos otros de finales del s. XX, de mundos de fantasía vs. realidad, en una propuesta irregular y ambigua para desconcierto del espectador. Otro debut, el de Mateo Gil, fue Nadie conoce a nadie (curioso: en Francia se tituló Jeu de rôles) en el que se mezclaban asesinatos, videojuegos, partidas de rol y la Semana Santa sevillana; un batiburrillo con momentos inspirados (el arranque de la trama, el siniestro personaje encarnado por Jordi Mollà) y otros directamente risibles (esos nazarenos con pistolitas de rayos, etc.). Incluso el cine español tiene un título maldito sobre este respecto: Jugar a matar, morbosa recreación del turbio crimen de mediados de los años noventa producida en 2003 para la pequeña pantalla (a ver si adivináis qué cadena amiga estaba detrás de este proyecto… ¡exacto!) con Lucía Jiménez y un entonces desconocido Daniel Grao en el elenco.

Aun a falta de ver la ya citada The Gamers, podemos afirmar que la mejor película sobre el mundo del rol aún está por llegar. Quizá solo sea cuestión de tiempo, más pronto que tarde, que algún cineasta sea capaz de romper clichés (monstruos, dados y alucinaciones varias) y retratar en la gran pantalla la emoción que sienten todos aquellos que, al adoptar la piel de un personaje completamente ajeno a su personalidad, se sumergen en un viaje en el tiempo, en una aventura indómita que les lleva a la Europa medieval, al Londres victoriano, a los felices años veinte o al Madrid de la Movida. No debería ser muy difícil. Al fin y al cabo, ¿no es eso lo que hacen los actores en su día a día?

Los juegos de rol siempre han tenido un halo de prejuicio social, un estigma de amarillismo con ingredientes suficientes para alimentar las historias más sórdidas e impostadas de la crónica negra a uno y otro lado del Atlántico, y que han servido como base a algunas películas como poco irregulares, la mayoría de ellas sencillamente nefastas.

Isra

Sobre

AV Artist

3 comentarios

  1. Comentado por JR

    JR Responder 18 Marzo, 2015 at 12:37 pm

    És una pena que no hayas visto “The Gamers”. És en realidad una trilogía, pese a que la primera no se podría ni consderar un corto, sino un video entre amigos.
    Las otras dos me parecen unas películas geniales, en la que se mezclan el mundo de la partida y el mundo real, pero no con alucinaciones como en mucha otras, sino que te explican en paralelo la vida de los jugadores, y las de sus personajes, de una manera con la que me he sentido muy identificado.
    No quiero contar nada, porque como has dicho, se pede encontrar por internet. Si teneis oportunidad, miradla!

  2. Comentado por Runeblogger

    Runeblogger Responder 19 Marzo, 2015 at 10:14 pm

    Suscribo el comentario de JR, tienes que ver The Gamers pero ya. A mí, en cambio, me gusta mucho más la primera. La del Corazón del Guerrero me dio pena y asco. Y tengo ganas de ver Zero Charisma.

  3. Comentado por yorik

    yorik Responder 23 Marzo, 2015 at 2:19 pm

    The Gamers me gustó bastante

    Knights of Badassdom te ha faltado. Es de una partida del rol en vivo, pero me han dicho que no es malota

    Zero Charisma ya la tengo para verla este finde!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Go top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies